La función de los artefactos

Sergio E. Chaigneau Orfanoz
Universidad Adolfo Ibáñez, Santiago de Chile, Chile

(cc) smperrisLas intenciones del creador de un artefacto u objeto funcional son importantes para asignarle su función. Algunos autores entienden este efecto como una instancia de razonamiento causal (un artefacto fue creado para realizar su función con máxima eficiencia). Sin embargo, los estudios descritos aquí muestran que las intenciones del creador afectan nuestro concepto de un artefacto por un mecanismo distinto al causal.

[Versión en pdf]

Distintos investigadores han encontrado que las personas se interesan en las intenciones, no sólo cuando razonan acerca de otras personas, sino también cuando razonan acerca de objetos. En particular, las intenciones del creador (real o imaginario) juegan un rol importante en la comprensión que las personas tienen de los artefactos (objetos creados para cumplir una función). Las personas toman en cuenta para qué fue intencionalmente creado un artefacto (p. ej., un martillo) cuando deben decidir cómo nombrarlo (p. ej., si llamarlo “pisapapeles” o llamarlo “martillo”). De manera similar, las personas creen que la función propia de un artefacto (p. ej., que un martillo es para clavar clavos) corresponde a la intención de su creador, incluso cuando el objeto nunca ha sido usado con ese fin (p. ej., un martillo que es parte de una exhibición en un museo).

El efecto de las intenciones del creador ha sido a menudo explicado como una instancia de razonamiento causal (de hecho, nosotros mismos tomamos esa posición en Chaigneau, Barsalou y Sloman, 2004). Desde hace tiempo, las relaciones causa-efecto son consideradas como un ingrediente importante para la categorización e inferencia. Los teóricos causales explican el efecto de las intenciones destacando que no son sólo estados mentales, sino también causas. Las intenciones de un creador al diseñar un artefacto causan que el objeto tenga una estructura física apta para cumplir su función. De modo similar, las intenciones de un agente de usar un artefacto causan las acciones que producen el resultado funcional. De acuerdo a esta teoría, el rol causal de las intenciones explicaría su importancia conceptual.

Contrario a esta visión, resultados recientemente obtenidos por nosotros muestran convincentemente que el efecto que tienen las intenciones de un creador es independiente del razonamiento causal (Chaigneau, Castillo y Martínez, 2008). Dichos resultados mostraron que, cuando una persona decide cuál será la función de un artefacto que ha creado, esa decisión infunde en el objeto su función propia, y que esto ocurre aún cuando el objeto es capaz de realizar otras funciones con mayor eficiencia causal que aquélla para la que fue creado.

Figura 1

Figura 1

En uno de nuestros experimentos, mostramos a nuestros participantes dos objetos como el que aparece en la Figura 1. Para cada objeto, los participantes leían un relato sobre cómo y para qué había sido creado (la función histórica), y luego leían acerca de cómo otra persona había usado el artefacto con un fin distinto (la función alternativa). Luego de leer las historias, debían responder, para cada función (histórica y alternativa), en qué grado (en una escala de 1 a 7) la consideraban la función del artefacto. Sin que fuese explícito para los participantes, para uno de los dos objetos la función histórica era eficiente y la alternativa ineficiente, mientras que para el otro la función histórica era ineficiente y la alternativa eficiente. Por ejemplo, un participante podría haber leído que el objeto en la Figura 1 había sido creado por un artista para acarrear rocas para tallar (función histórica ineficiente), pero que luego fue usado por otra persona para atrapar peces en un riachuelo (función alternativa eficiente).Si la asignación de función ocurriese por razonamiento causal, esperaríamos que los participantes hubieran asignado la función eficiente como la función propia del objeto (independientemente de si era la histórica o no). Al contrario, como se muestra en la Figura 2, a pesar de que los participantes eran capaces de reconocer que los artefactos realizaban sus funciones con distintos grados de eficiencia (panel B), tendían a asignar la función propia de acuerdo a la función asignada por el creador, independientemente de la eficiencia relativa con que el artefacto la cumpliera (panel A).

Figura 2

Figura 2

No sólo observamos que los efectos de las intenciones operan al margen del razonamiento causal, sino que hallamos además que una manipulación puramente intencional (sin efectos causales) es capaz de alterar el razonamiento de las personas. En otro experimento usamos materiales similares a los descritos más arriba, con la diferencia de que la función alternativa era imaginada por el mismo creador (no por otra persona). Los datos mostraron que cuando un diseñador creaba un artefacto para una función X, pero luego cambiaba de intención y le asignaba la función Y, las personas se volvían inseguras acerca de cuál era realmente la función propia del objeto (esto es, ya no asignaban la función propia consistentemente con la función histórica). Esto muestra claramente que hay algo no-causal involucrado en el efecto que las intenciones del creador tienen en la asignación de función. Ciertamente, el razonamiento causal es importante (véase, por ejemplo, Chaigneau, Barsalou y Sloman, 2004; Chaigneau, Barsalou y Zamani, 2008), pero hay efectos intencionales que operan separados del razonamiento causal.

Actualmente, en nuestro laboratorio intentamos explicar el rol no-causal de las intenciones por medio del concepto de responsabilidad. De acuerdo a esta teoría, cuando un creador intencionalmente diseña un artefacto, se vuelve responsable de la existencia del objeto. Esto le da derecho al creador a decidir el nombre y función propia del artefacto. Sería interesante si esta teoría resulta válida, puesto que mostraría que un razonamiento de tipo social-moral puede influir en la forma en que conceptualizamos objetos materiales.

Referencias

Chaigneau, S. E., Barsalou, L. W., y Sloman, S. (2004). Assessing the causal structure of function. Journal of Experimental Psychology: General, 133, 601-625.

Chaigneau, S. E., Barsalou, L. W., y Zamani, M. (2009). Situational information contributes to object categorization and inference. Acta Psychologica, 130, 81-94.

Chaigneau, S. E., Castillo, R. D., y Martínez, L. (2008). Creators’ intentions bias proper function independently from causal inferences. Cognition, 109, 123-132.

Los comentarios están cerrados.

Post Navigation